MODA EN CUBA, MODA CUBANA. Periodo 1492 a 1959

MODA EN CUBA, MODA CUBANA. Periodo 1492 a 1959

Para abordar un periodo de tiempo tan largo es necesario segmentarlo por periodos para poder intentar evocar los acontecimientos que definen el desarrollo de la moda en Cuba.

1492. El descubrimiento.

A partir de la conquista y el posterior exterminio de los primeros habitantes de esta isla, lo que algunos llaman “Encuentro entre Dos Culturas”, las posibilidades de contar con evidencia demostrada de como vestían los indios es casi nula. Lo referencial está en las crónicas de Cristóbal Colon y otros expedicionarios; así como en las primeras imágenes plasmadas mediante la técnica de xilografía. Lo cierto es que la desnudes del cuerpo indio y los convencionalismos morales de los conquistadores no les permitieron reparar en otros elementos presentes en sus atuendos: los textiles y accesorios.

Los primeros habitantes de la isla poseían conocimientos de técnicas de elaboración de textiles y de producción de colorantes. Los hombres generalmente iban desnudos y se cubrían ocasionalmente el cuerpo, las mujeres utilizaban una pampanilla o faldellín confeccionado de tejido o con hojas secas. Se utilizaban accesorios variados: brazaletes collares y collarines, pendientes elaborados en barro, piedra, metal y conchas que usaban en actividades rituales y por los inicios de cierta organización y jerarquización de las funciones. También se incorporaban ídolos colgantes, idolillos colgantes de piedra, hueso, concha y cerámica, tallados o lisos, elaborados con maestría donde predominaba la técnica del modelado, de la línea ovoide y el rectángulo como principales motivos decorativos. Complementaban la imagen con tocados de plumas

Siglos XVI y XVII. La Colonización.

Durante la colonia, la vestimenta en Cuba, estaba orientada por la moda europea, cuyo estilo, lanzado desde Paris, llegaba a través de los habitantes de las diferentes escalas sociales procedentes de la metrópoli española, la prensa de la moda o los viajes de las clases adineradas al viejo continente. La imagen de los criollos era una reproducción mimética de los españoles o franceses caracterizada por el uso de colores austeros, preferiblemente el negro, simplicidad en la línea para destacar el tejido y la estrechez de las prendas para potenciar la elegancia. Son las clases desfavorecidas las que establecen un distanciamiento de la moda oficial europea, teniendo que adaptar su ropa a sus escasos recursos económicos y su modo de vida.

Por otro lado la introducción de africanos, en categoría de esclavos para el trabajo forzado, permitió la aparición de otro tipo de vestimenta muy sencilla: el uso de pampanilla corta para los hombres, faldellín o túnica para las mujeres que se hacían acompañar con profusión de accesorios y elementos decorativos, característicos de su cultura.

La confección de indumentaria es elaborada mediante la costura a mano, domestica, forma única de producción.

Siglo XVIII. La gestación de la Nacionalidad Cubana

Continúa la moda española, influenciada por el “espíritu” Francés, estableciendo las pautas del modo de vestir en el país. La bonanza económica de que disfrutaba la isla propicio el surgimiento de una clase de productores criollos en ascenso. Se establecieron comercios dedicados a la venta y suministro de tejidos para la manufactura domestica propia o por encargo a costureras.

A partir de 1790, como resultado de las transformaciones económicas y sociales, y favorecido por los hechos históricos cuya repercusión en Cuba fueron decisivos, se aceleró la aparición y formación definitiva de la nacionalidad cubana. En la clase terrateniente criolla se empezó a gestar una cultura diferente de la española, más apegada al modo de vida cubano y un modo diferente de vestir.

Texto: Jesús Miguel Frías Báez